IIJusticia
 
Proyectos
Inicio
 

 

 

 

 

 

  ISBN 987-22642-0-1

En 1987 un grupo de jueces e investigadores de la Universidad de Buenos Aires comenzaron a buscar soluciones a los problemas derivados de la incertidumbre y volatilidad que caracterizaba a las decisiones judiciales en daños y perjuicios (en particular de las cuantias indemnizatorias). El proyecto inicial patrocinado por el Ministerio de Justicia, se basó en ese diagnóstico y se propuso reproducir los beneficios de la Loi Badinter (Francia), aceptando que era imposible en la Argentina un proceso legislativo equivalente. Esto derivó en la apertura de un servicio de informes, sobre cómo los jueces decidían estos casos, destinado a los abogados y a las partes, que se brindaba en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

En 1999, luego de diez años con este servicio disponible y con la investigación ya subvencionada por el Ministerio de Justicia, fue posible publicar y mantener en Internet (desde 2001) la base de jurisprudencia sobre montos indemnizatorios (aun accesible en www.iijusticia.edu.ar). En esta etapa fue fundamental la colaboracion del sector re-asegurador que en ese momento operaba en la Argentina. 

Las líneas de investigación que se abrieron son el resultado de profundizar la dinámica jurídica, social y económica para enfrentar y reducir la volatilidad originada en el sistema judicial.

La version que hoy es accesible en línea, denominada Sistema Judicial para Cuantificar los Daños a la Persona, es una nueva versión informática, que mantiene el mismo diseño y opera sobre la misma base de jurisprudencia, y que presenta las sentencias judiciales en un formato no convencional, i.e. solo algunos textos íntegros son publicados, pero cada sentencia relevante es sintetizada por un conjunto de variables cualitativas y cuantitativas que son explicativas de las cuantías indemnizatorias por daño corporal o fallecimiento, daño moral, daño psicológico y otros, como la pérdida de chance.

En Francia la Loi Badinter incluía la publicación (en papel) de los casos ya decididos, la obligación de una oferta y una multa si la oferta del asegurador resulta insuficiente; esto resolvió el problema de la volatilidad, de tal forma que nunca se pensó en publicar los casos en Internet.[1] Sin embargo la transparencia resultó doblemente importante en la experiencia argentina. Otros países siguieron el mismo camino que en Argentina: como Chile con el Baremo Jurisprudencial Estadístico sobre Indemnización de Daño Moral;  Trinidad & Tobajo (Daly's Damages Digest, actualmente descontinuado) y Eslovenia Odmera Nepremoženjska Škoda (para ingresar seleccionar solo NEGM y luego buscar por campos "iskanje po poljih"). En Argentina el Poder Judicial de la provincia de Formosa desarrolló un sistema similar con la jurisprudencia provincial: Cuantificación de Daños - Formosa

Todo el ciclo de este servicio muestra diferentes etapas: la primera financiada como una investigación por el Ministerio de Justicia; la segunda de investigación y desarrollo financiada por las mas importantes re-aseguradoras que operaban en la Argentina General Re, Swiss Re, MAPFRE, Gerling Re (a las que se unió luego la Editorial Rubinzal-Culzoni) en un ejercicio de "I+D pre-competitivo".[2] La tercera etapa, de consolidación, ahora como un sistema permanente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

Los datos mas importante de toda esta historia son:

a) En Argentina se apreció que bastaba con la publicidad de los precedentes y no era necesaria una reforma legal (o sea solo el artículo 26 de la Ley Badinter).[3] 

b) El uso de la Base de Montos Indemnizatorios cambió la forma en que los abogados de las partes argumentan sus demandas. También como los jueces fundamentaban sus deciones. Un ejemplo de esta nueva modalidad puede verse en la decision: R., M. J. vs. López, Gerardo y otro, CNCiv., 21 Noviembre 2002. También cambió la forma cómo los mediadores hacen su audiencias, ahora buscan en Internet el perfil de la víctima y muestran a los presentes cuáles son las posibilidades reales. 

c) Finalmente, con el paso de los años, se pudo medir la volatilidad en las cuantias indemnizatorias en una línea de tiempo. Se observó que comenzó a reducirse significativamente luego del uso generalizado de este sistema y su acceso en Internet.[4] 

_________________

[1] Ver André Tunc, "The ‘Loi Badinter’, ten years of experience", 3 Maastricht Journal of European and Comparative Law (1996) 329-340; y Gérard Defrance, Vingt ans d'application de la Loi Badinter

[2] Para explorar este concepto puede verse Paul Quintas & Ken Guy, Collaborative, pre-competitive R&D and the firm, 24 Research Policy (1995) 325-348.

[3] El Artículo 17 de la Ley Badinter determina que si la oferta no es aceptada por el demandante, el juez que finalmente fije la indemnización debe valorar si la oferta inicial fue razonable. Si la estima manifiestamente insuficiente debe condenar al asegurador a pagar una multa del 15% de la indemnización que establezca. Ver: Jean-Marc Sarafian, La révolution opérée par la procédure d’offre, L'argus da l'assurance, 2015. 

[4] Ver Gráfico 2 en: Elena I. Highton & al. Predictibilidad de las indemnizaciones por daños personales por vía de la publicidad de los precedentes, 2004-3 Revista de Derecho de Daños (2004) 3-29.

 

 

 


Instituto de Investigación para la Justicia

contacto